• Lola

4 lecciones que me dejó mi viaje a Punta Rusia



Hola Holaaa! I´m here again. Espero estén muy bien.

Hoy quiero hablarles de mi reciente viaje a la costa norte de mi país (República Dominicana). Una isla pequeña, pero que definitivamente, lo tiene todo. Se que estamos aún en procesos de cuarentena y distanciamiento social, por lo que quiero aclarar de antemano, que no estaba en un resort (que por cierto aún no están abiertos al público), ni con un mitin de gente, sino en una casa de amigos frente a la playa, donde solo estábamos nosotros y ese hermoso mar (que por cierto me lleve del gusto y llegue quemaita´).



Sin lugar a dudas, me siento demasiado privilegiada de haber tenido la oportunidad de escaparme unos días de la locura que vivimos en la ciudad con todo este tema del Covid en nuestras vidas, de poder despertar cada día y contemplar tan hermoso mar, tan hermoso atardecer, reír con mis amigos, pasar tiempo de calidad con mi esposo y por supuesto, capturar muchísimas anécdotas y recuerdos en mi memoria.


Mas allá de todo lo genial que fue esta experiencia (que nadie se sienta ofendido porque no puede salir) quiero compartirles las 4 lecciones de vida que me dejó este viaje:



Lección #1: "Postergamos tanto vivir"


Seamos honestos, cuantas veces nos hemos dicho: En otro momento lo haré, es que ahora no tengo tiempo, es que ahora no tengo dinero, es que ahora tengo, tengo, tengo... Yo soy la primera en declararme culpable con esto, sin embargo, algo que le agradezco a la pandemia es haberme enseñado que NO DEBO POSTERGAR VIVIR. En un momento estamos aquí, pero mañana no sabemos, hoy estas con quienes amas, pero mañana quizás no estén ahí. Nos sentimos tan dueños del tiempo que nos toca aquí en la tierra que se nos olvida vivir.


Hay varios versos en la biblia que hablan de lo efímera que es nuestra vida aquí en la tierra, y te diré algo amig@, nos matamos tanto trabajando para obtener recursos o reconocimiento, sin darnos cuenta que al final cuando ese soplo o esa neblina de nuestra vida pase, solo seremos recordados por aquellas cosas que vivimos y por esas mismas nos recordarán.


¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma. Santiago 4:14

Ningún hombre es dueño del soplo de vida, nadie puede disponer del día de su muerte. Es un combate sin piedad y no hay maldad que nos pueda salvar. Eclesiastés 8:8

Lección #2: "Rodéate de amigos que te desafíen a crecer"


Una de las cosas que disfrute de este viaje y que me llevaron a reflexionar, fue poder ver las rutinas diarias de cada uno de mis amigos. Estábamos en día de semana, todos trabajando de forma remota y aunque si, pudimos descansar, cada uno trato de mantener una rutina diaria que los ayudara a ser mejores y crecer. Algunos se levantaban bien temprano para tener un tiempo a solas de reflexión y meditación, otros deseaban descansar más porque lo necesitaban, unos escribían, otros escuchaban música, otros disfrutaban de las ocurrencias de sus hijos. Sin embargo, el momento que más disfrutaba (aparte de ir a la playa jejej) era cuando nos sentábamos en las mesas a soñar, a trazar una ruta de vida, a conocernos más, estrechar lazos, conocer los sueños del otro y desafiarnos a mejorar en algunas áreas de nuestras vidas. Dicen algunos gurús del crecimiento personal que:

"Si deseas saber donde estarás en 5 años, simplemente mira a tu alrededor y fíjate con las personas que te estás asociando y juntando cada día".

Si te das cuenta que no estás en el circulo correcto u acorde a tus sueños o propósito de vida, es tiempo de buscar a aquellos que te desafíen a ser mejor y crecer cada día.


Lección #3: "El dinero es un medio, no un fin"


Siempre he dicho y es algo que sostendré de por vida, el dinero es un medio y no un fin. Creo firmemente que la abundancia empieza en la mente y en nuestras acciones, mas allá del monto que tenemos en una cuenta o los ingresos que un trabajo o negocio nos dan. De nada vale que tengas todo el dinero que puedas imaginar, si al final, tu mente tiene una mentalidad de escasez y pobreza. Conozco muchas personas pobres, que lo único que tienen es dinero y que aún teniéndolo, no pueden disfrutar del esfuerzo de su trabajo.


Mi esposo y yo no somos para nada ricos en cuanto a números en una cuenta, pero nuestra mentalidad es de abundancia y de saber que merecemos las cosas porque hemos sido buenos administradores y hemos trabajado duro para ello. ¿Por qué les digo esto? ¿Que rayos tiene eso que ver con un viaje a una playa? pues, mas de lo que creen.


Pasar casi una semana fuera de casa, en medio de una pandemia, en un lugar recóndito de tu país, no parecería una buena decisión para aquellos economistas empedernidos que entienden deben guardar cada centavo que tienen porque si no, lo perderán todo. Sin embargo, cuando nuestra mentalidad es de abundancia, los recursos llegarán, de donde menos esperas, de las formas mas extrañas y encima de todo, aquello que creías seria el real gasto, cuando vuelves a casa y sacas calculo te das cuenta que quizás gastaste lo que te valdría 1 ó 2 noches en un resort. Its time to think BIG, NOT SMALL.



Lección #4: "Los mejores momentos que vivimos son aquellos que no planeamos tanto"


Esta lección va muy conectada a la primera, ya que el exceso de análisis produce parálisis y eso nos lleva a postergar.

SEÑORE, ese viaje se armó en 4 días. Nadie se volvió loco dando tarjetazos, ni nada de eso, nadie dejó de cumplir responsabilidades por estar ahí y decir que salió. NO! simplemente nos dejamos llevar por el río. El río de que estamos vivos aquí y ahora, de que no sabemos que pasará mañana y de que damos gracias a Dios y la vida por tenernos aquí con salud, vida y deseos de seguir coleccionando recuerdos en nuestra memoria.



Espero las lecciones que me enseñó este viaje, sean de bendición también para ti y te aporten a ver la vida con ojos de aprendizaje.


Con amor,

Lola.


#ElPostDeLosLunes

#PuntaRusia

#Lalibretadelola

#Crecimiento

#Aprendizaje


0 comentarios