• Lola

A través de los ojos de LUNA...


Una vez, decepcionado de intentarlo, Eduardo, fue donde el sabio anciano Amed, y le preguntó:

-Amed, ¿Cómo puedo conquistarla? ¡Ya no sé qué más hacer!.  Amed lo miró con picardía, y con una sonrisa le respondió:- Dura cosa quieres hacer. ¿Estás seguro? Porque te aseguro será la aventura más intrigante y maravillosa que tendrás en la vida.

-Sí, respondió Eduardo; sin una pizca de duda y lleno de firmeza.

Pues bien, dijo el anciano Amed. Lo primero que te diré, es que Luna es muy especial, difícil de descifrar, fácil de amar, pero imposible de olvidar.

Luna es suave como una rosa, y a la vez fuerte como el marfíl. Puede ser la causante de tus mayores y mejores experiencias o de tus heridas más profundas. Puede ser amor, o fuego consumidor. Es independiente, aguerrida, llena de tenacidad, pero sin perder su delicadeza, dulzura y femineidad.

Luna se sumerge en procesos muy difíciles y dolorosos, pero lo hace porque tiene la convicción que solo tocando fondo podremos resurgir nuevamente.Que solo en el dolor, podremos evolucionar a una mejor versión de nosotros mismos.

Cuestiona mucho el mundo que la rodea y el porqué de las cosas. Le molesta a morir la injusticia.  ¡Así que prepárate para un sin fin de porqués salir de su boca en busca de una respuesta! 

Sabes Eduardo, con Luna nunca te aburrirás, ya que puedes hablar con ella de cualquier cosa y si no se lo sabe, lo inventa jajajaja (ambos reían). Puede convertir una información en la historia más fascinante y hacer que la vivas como si estuviste ahí.

Luna es una risueña y enamorada de la vida. Enamorada de la verdad, la justicia, la belleza, enamorada de la creación.

Eduardo miraba a Amed fijamente, mientras que sus ojos brillaban como dos estrellas y le decía, dime más…

Luna es como una mariposa, si intentas atraparla huirá de ti cada vez más, pero si descansas y no la persigues hasta hostigarla, ella vendrá y se posará en ti.

Luna es un enigma que hasta ahora ninguno ha podido descifrar.

No se trata de saber cómo conquistarla Eduardo, no se trata de convertirte en quien no eres para que esté a tu lado. No se trata de que le gusta o que no. No se trata de que vayas con tácticas cobardes de seducción usadas por hombres sin valores. Se trata de mirar el mundo a través de sus ojos, mirar a través de los ojos de Luna.

¿Aceptas el reto?- preguntó Amed.

¡Por supuesto, Amed!- respondió Eduardo.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo