• Lola

Tu Corazón conoce la Respuesta...


A veces buscamos tantas respuestas en personas y cosas o señales que confirmen lo que debemos hacer en nuestras vidas o de aquellas decisiones que debemos tomar que marcarán un antes y un después lo que somos. 

Quiero que sepas que tú corazón ya conoce la respuesta de lo que debes hacer y de lo que más conviene. Con esto no me refiero al impulso que te lleva hacer las cosas. No me refiero a tus caprichos personales o sentimentalismos, ¡NO!, porque bien dice el libro de Jeremías 17:9 “Engañoso es el corazón más que todas las cosas; así que no salgas por ahí diciendo que Lola me dijo que haga lo que quiera heheh NOOO… 

Me refiero a esa voz que está por debajo de nuestros sentimientos, esa voz que está por debajo de nuestros anhelos, caprichos personales o deseos. Esa que nos habla con tal suavidad que a veces sentimos miedo de escucharla. Esa que muchas veces nos responde lo que NO QUEREMOS OÍR, es a esa respuesta del corazón a la que me refiero.

Aquella respuesta que no queremos muchas veces aceptar porque nos saca de nuestra comodidad o porque no va conforme a eso que queremos. Otras veces se transforma en esa voz que nos anima a seguir adelante porque vamos bien, aquella que nos guía. 

En el fondo sabes cuando algo no anda bien, cuando algo no es para ti o no te conviene, cuando ese trabajo, esa amistad, esa relación no te lleva a ningún lado, cuando esa compra que hiciste o harás no debías hacerla. sin embargo, muchas veces preferimos escuchar la voz engañosa del corazón y no aquella que nos da dirección aunque duela y no vaya conforme a lo que queremos hacer.

ESCUCHA la voz que está allá dentro de tu corazón, no sientas temor, en el fondo ella te dice lo que debes hacer, solo que el ruido exterior a veces hace que su sonido pase desapercibido. Después de todo, TU CORAZÓN CONOCE LA RESPUESTA.

ESCUCHA la voz que está allá dentro de tu corazón, no sientas temor, en el fondo ella te dice lo que debes hacer, solo que el ruido exterior a veces hace que su sonido pase desapercibido. 

Después de todo, TU CORAZÓN CONOCE LA RESPUESTA.

Un abrazo,

Lola.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo